Blur para Terminator, para sistemas con Kwin

Realmente es independiente del terminal que estemos utilizando en nuestra distro actual. Lo mas importante de todo esto, es que si deseamos disponemos de este efecto, lo que realmente necesitamos es que el terminal cuente con alguna opción para habilitar su transparencia.

Por supuesto, imprescindible el uso de Kwin, con el permiso del resto de gestores de ventanas, que sin apenas ningún esfuerzo te lo habilita sin más. Por lo tanto si tu entorno de escritorio esta basado en Plasma o Deepin, pues lo tienes muy fácil.

Para ello deberemos hacer uso del siguiente script para bash,

#!/bin/bash

findClass=$1

pids=$(xdotool search --class $findClass)
for pid in $pids; do
   xprop -f _KDE_NET_WM_BLUR_BEHIND_REGION 32c -set _KDE_NET_WM_BLUR_BEHIND_REGION 0 -id $pid
done

Que deberemos copiar y pegar en nuestro en editor y salvar, en la carpeta /usr/bin por ejemplo. Debemos por tanto entrar en el editor con permisos de administrador.

Una vez salvado, por ejemplo con el nombre de blur.sh, daremos los correspondientes permisos de ejecución, bastaría con,

$ sudo chmod +x /usr/bin/blur.sh

Tras esto deberemos editar el script de inicio para bash, que lo tenemos en nuestro local con el nombre de .bashrc,

$ cd
$ nano .bashrc

e insertamos en la última linea del archivo,

blur.sh terminator

donde se ejecutará nuestro script. Como podéis observar, lanzamos primeramente el script blur.sh, pasando a continuación como parámetro el nombre del terminal.

Salvamos y ahora cada vez que lanzamos, terminator desde el menú de nuestra distro, se ejecutará nuestro script, disponiendo entonces nuestro terminal de este efecto.

Si después de terminator utilizamos cualquier otro terminal, lo único que deberemos conocer, sería su clase. Para averiguar este dato, deberemos tener en ejecución el terminal en concreto y estar disponible en nuestro escritorio. Luego lanzaremos el comando xprop

$ xprop

tras pulsar intro, visualizaremos una X que correspondiente al puntero del ratón, nos dirigimos a la ventana de nuestra aplicación y realizamos click en la misma. Tras esto nos devolverá diversa información, entre la cual se encuentra la clase.

Tras averiguar este dato, volvemos por tanto a editar el archivo .bashrc, reemplazando el parámetro por el nombre que se indica. Evidentemente si utilizamos diferentes terminales, podemos insertar cuantas lineas deseemos.

Pues es todo para este tip, que lo disfrutéis 🙂

Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.